Miércoles 13 , Diciembre de 2017

Riba alista a Dulcor para una potencial OPI y admite que la industria de los alimentos debe reconvertirse

(Por Guillermo López) La empresa de Arroyito, que ya cuenta con training en el mercado de capitales, se prepara para una Oferta Pública Inicial. “Estamos organizando la empresa para cuando llegue ese momento”, anticipa el vicepresidente de la compañía que tiene 1.000 empleados y facturará más de US$ 100 millones. Además, reconoce que el sector tiene que “reconvertirse” en pos de ofrecer productos más saludables. En un mano a mano con InfoNegocios cuenta los planes de la compañía a la que, asegura, “la salvó la unión de la familia”.

Image description
Jorge Riba, el vice del grupo Dulcor, contó los planes de la empresa con sede en Arroyito.
Image description
'Apuntamos mucho al alimento saludable. Menos grasas, menos azúcares, menos sodio, cuenta Riba.
Image description
Lucía, una de las técnicas del laboratorio, mide la cantidad de azúcar de los productos con un refractómetro.
Image description
Recién llegadas del campo, las batatas se lavan, pelan y cocinan en tolvas de acero inoxidable. Finalmente el dulce se envasa.
Image description
La firma ofrece productos para distintos segmentos de consumidores.
Image description
Las mermeladas en frasco de vidrio se elaboran con pulpas con trozos de frutas.
Image description
Los productos se empaquetan en distintos formatos.
Image description
Lucía Ramírez y Natalia Pérez, del área de calidad, explicaron a IN el proceso productivo en la planta de Arroyito.
Image description
Los dulces sólidos deben estar al menos 24 horas reposando para alcanzar la solidez óptima.

Jorge Riba (53), es la cara visible de Dulcor, donde ocupa el cargo de vicepresidente. Su tío, Héctor, es el titular de la firma que actualmente tiene 1.000 empleados y facturará este año más de US$ 100 millones, unos $ 2.000 millones.

Al comenzar la entrevista con InfoNegocios confiesa que le habría gustado ser médico: “pero veía como el viejo y mi tío renegaban con la empresa, así que decidí estudiar para ser contador y darles una mano”.

La frase tiene significado a medida que la charla continúa: Riba se encarga de reforzar lo importante que es la unión familiar en la historia de la compañía que fundó su padre y el grado de concientización que tiene sobre el impacto de la industria alimenticia en la salud pública.


Dulcor es una empresa de desarrollo agroindustrial, donde todos nuestros procesos se basan en la transformación de frutas, especias, cereales y oleaginosas en productos comestibles”, declara cuando se le pide que dé una idea central de lo que se hace en la compañía con sede en Arroyito y que hoy posee 9 plantas productivas: 5 en Córdoba - incluida una planta de alimento de mascotas -, 2 en Catamarca y otras 2 en Mendoza.

Dulcor, Veneziana, Cormillot, Esnaola, Vanoli, Angiord, Yuspe, Upper Crock (alimentos para mascotas) son las marcas que comercializa actualmente la firma.

Fue fundada en 1962 por Elvio Eladio Riba -el padre de Jorge-, Lino Mateo Farchetto y Héctor Evaristo Riba, quien actualmente preside la firma.

Recién en este siglo comenzó a ser una empresa que aparecía en el radar de las alimenticias locales de relevancia. La explicación puede encontrarse en un cambio de actitud frente a las sucesivas crisis que tuvo que enfrentar, coincidentes con los desbarajustes macroeconómicos del país.

“Retener y motivar talentos es central”

(José Luis Rovasio - Gerente de Capital Humano)Sur)


“Pasamos muchas crisis -cuenta Riba-: la de fines de los 70 y la 1050; las hiperinflaciones, el (efecto) Tequila, el Caipirinha, y la de 2001”, enumera. Y rápidamente ejemplifica cómo lograron salir de una de ellas.

“Recuerdo puntualmente que el 16 de agosto de 1986 yo estaba en tercer año de la facultad de Ciencias Económicas y en ese momento estaba estudiando el concepto y modelo de Punto de Equilibrio. Recuerdo que le demostré a mi viejo que en la empresa estábamos lejos de ese punto de equilibrio: "Estamos muy mal. Tenemos que buscar capital", le dije. Y ya habían vendido todo: campo, casa y le propuse vender la fábrica. Me contestó que estaba loco. Pero al otro día vino y me dijo: '¿cómo se hace para vender?'", rememora.

En ese momento los Riba elaboraban dulces y fideos. “Rematamos todo sujeto aprobación y vendimos la fábrica fideera, con lo que sacamos pagamos algunas deudas, refinanciamos otras y arrancamos nuevamente solo con los dulces, despacito”. 30 años después fabrican 110 millones de kilos de productos en el año y exportan a 25 países.

“Creo que fue la unión de la familia la que salvó a la empresa”, dice. Le pregunto si ya está la tercera generación trabajando en la firma y me cuenta que tres sobrinos y uno de sus cuatro hijos ya forman parte de la organización.


Un cambio de actitud
Después de las crisis de 2001, ya con dos empresas que habían adquirido a fines de los 90 en Catamarca -una de dulces y la otra de aceitunas- y con cuentas saneadas se le presentaron oportunidades comerciales. Alquilaron un ingenio azucarero en Tucumán y en esta ocasión -en lugar de frenar ante la encrucijada macro-, aceleraron. Adquirieron Veneciana, Esnaola en Buenos Aires, Vanoli y, más tarde, Yuspe. La última fue Angiord, en Mendoza, hace 4 años.

“Empezamos a ver que en Argentina se terminaba esa falsa dicotomía entre alimentos y energía ya que la tecnología y el crecimiento de la producción permitiría que todos tengamos materia prima para trabajar. Entonces comenzamos a buscar calidad, porque no tendríamos una buena industria sin buen campo, pensamos estratégicamente nuestra política de precios y a crear un sistema de marcas que nos permita sostenernos en el mercado”, contextualiza.

Sociedades y mercado de capitales: claves en la expansión
Con la idea de expandir su portafolio de marcas la firma hizo punta en crear dos sociedad con la familia de Alberto Cormillot: una es la empresa de Salud y Alimentación que maneja los royalties de licencias de marca Cormillot y la otra incluye una participación en la marca Dieta Club.

“Proyectamos un arranque sólido para 2018”

(Rodolfo Aricó - Gerente Comercial)


La firma también invirtió en empresas de bioenergía, participando del proyecto BIO4 y Bioeléctrica. El año pasado también selló una alianza con la familia Sobrero para comenzar a cosechar e industrializar maní junto a la firma Agromaní, en la localidad de La Laguna, al sur cordobés.  “Esos negocios crecen y hay buenos proyectos y seguiremos estando”, explica. Riba también aclara que la firma está apoyando a una de las principales incubadoras de empresas en Córdoba. “Acá hay potencial y es necesario ayudarlos en los momentos iniciales”, dice.

Pero el crecimiento de los últimos 15 años de Dulcor estuvo apalancado en el mercado de capitales y la experiencia inicial fue en 2005, cuando crearon el primer fideicomiso productivo de Argentina que se conformó con el descuento de las facturas a cobrar. La crisis subprime le taponó el segundo lanzamiento pero pasado el cimbronazo financiero global, la estrategia siguió siendo la misma.

“Allá por el 2010 decidimos salir a buscar nuevas deudas para nuevas inversiones y ahí entramos de lleno al mercado de capitales”, cuenta. Cheques avalados o patrocinados, Obligaciones Negociables, fideicomisos. En todos esos instrumentos participa la firma.

“Estamos preparando la empresa para estar listos para cuando llegue el momento de salir públicamente, porque eso puede ocurrir si Argentina se vuelve un país potable para las inversiones y creemos que se dará en no mucho tiempo”, admite. Y, acto seguido, se sincera: “Con las chequeras al descubierto no podés crecer: nosotros queremos ser una empresa más grande; porque una empresa que deja de crecer termina muriendo”.

Azúcares, grasas, sodio: ¿qué dicen desde Dulcor?
“Apuntamos mucho al alimento saludable. Menos grasas, menos azúcares, menos sodio. Si las personas nos alimentamos mejor vamos a tener menos enfermedades, como la obesidad. Y los costos sociales de estas cuestiones son tremendos. Mejor alimentación significa una mejor sociedad y eso redunda en negocios más sustentables”, opina cuando se lo consulta sobre las polémicas generadas en torno a la industria alimenticia y su impacto en la salud.

“Desde 2003 que venimos trabajando con Cormillot. Lo que decimos es que no hay que matar el azúcar, es necesaria para el organismo, pero hay que consumir menos. No hay dudas que la industria debe reconvertirse. La sociedad pide calidad de vida, más cuidado del cuerpo”, se explaya.

Sostiene que la demanda cada vez pide más productos saludables y que la empresa trabaja con políticas claras con ese objetivo. “De 700 productos, tenemos 500 libres de gluten. Y hay 40 referencias con la licencias mermeladas y dulces con baja azúcar y cero azúcar; en panes con bajo sodio y grasa o tomates enlatados y aceitunas con bajo sodio”, enumera entre los ejemplos de los productos que llevan el sello de Dr. Cormillot, que ya representan un 15% de la facturación.

Mientras encara un proceso de profesionalización y mejoras continuas, Dulcor crecerá este año alrededor del 6% en volumen, con una producción que trepará a los 110 millones de kilos de producto al año y una facturación estimada en US$ 100 millones, donde casi el 95% lo aportan las ventas dentro del país mientras que el resto proviene de las exportaciones. A Brasil,  Paraguay y Uruguay (principalmente aceitunas y mermeladas), y Australia y la UE, fundamentalmente con pulpas de fruta.

Lo que viene
Entre los proyectos en los que está trabajando la empresa, se destacan los siguientes:

  • Desarrollo de mejoras logísticas, aunque aclaran que el sistema de distribución seguirá tercerizado.
  • Conformación del canal de ecommerce. “Si bien hoy muchos nos hacen pedidos vía web (NdR: el sitio no posee botón de compra) queremos potenciar este canal”, dice.
  • Ampliación de las normas de calidad enfocados en ganar mercados de exportación.

Comentarios:

enrique lopez mercadal
08/10/2017 - 11:42

Seguramente muchos de los cordobeses ignorábamos la magnitud y el nivel de Desarrollo, de esta Empresa. Muy interesante la nota y felicitaciones por la difusión de lo que realizan estos Emprendedores cordobeses para en mundo.

Dejá tu Comentario: