Viernes 17 , Noviembre de 2017

De los actos escolares a Netflix (un vuelo con pocas escalas)

(Por Mónica Nahás) Agustina PaprySuásquita es diseñadora gráfica, tiene su propio estudio de diseño y es integrante de Hecatombe!, un grupo de jóvenes actores que se conocieron en la escuela secundaria, consolidaron su carrera como youtubers y lograron reconocimiento a través de la participación en series y obras de teatro.

Image description

¿Cómo empezó Hecatombe?
Éramos compañeros del secundario, siempre nos pedían que actuáramos en los actos del colegio. Cuando terminamos el secundario cada uno estudió una carrera, pero nunca dejamos de juntarnos.

Un día hicimos un video por accidente, jugando y lo subimos a youtube, más que nada para guardarlo, vimos que empezó a tener un montón de vistas y encontramos que había un potencial que podíamos aprovechar.

Después, seguimos haciendo videos más como un hobby, y luego decidimos profesionalizarnos; lo primero que hicimos fue alquilar una oficina, que era el lugar donde podíamos trabajar, crear. Ese fue como el quiebre más grande, y se fue sumando gente al equipo, hoy solo guionamos y actuamos, antes hacíamos muchísimas tareas.

Actualmente se ha convertido en una productora de contenidos y el estudio de diseño también forma parte de este proyecto.

¿Cómo es ser la única mujer en el grupo de Hecatombe? ¿Creés que hubiera sido diferente si hubiera más mujeres en el grupo?
No, porque nos conocemos desde muy chicos, siento que ellos son como mis hermanos. Estoy muy acostumbrada a estar en el grupo.
Si hubiera más mujeres en el grupo probablemente me sentiría más acompañada, porque los chicos son varones y tienen sus cosas. Por ejemplo, les gusta jugar a la “play” y a mi no. Las diferencias son mínimas.

Aunque dicen que un grupo donde hay varias mujeres es más difícil de manejar, pero yo tengo muchas amigas mujeres, y creo que tiene que ver con que no soy de confrontar y las relaciones que tengo me gustan que sean sanas y sobre todo divertidas.

¿En qué momento Hecatombe dejó de ser un grupo amateur y empezó como un emprendimiento o un trabajo profesional?
Bueno cuando decidimos alquilar una oficina, asumimos un compromiso de un horario, con un alquiler, con la necesidad de generar contenidos en YouTube y generar plata; uno de nuestros principales ingresos es de los shows.

¿Qué has aprendido en esa transformación?
Aprendí un montón, es como fundar una empresa propia, en paralelo fundé mi estudio de diseño e hice un recorrido muy similar. Empezamos trabajando desde casa, después con Valeria Vercellone, mi socia, alquilamos una oficina y nos pusimos horarios y objetivos, que eran cubrir los gastos y también cobrar un sueldo.

Aprendí a la fuerza desde recursos humanos, a liquidar sueldos, hasta cosas administrativas, o de impuestos. ¡No digo que podría asesorar a alguien para emprender, pero si algún consejito podría llegar a dar!

¿Ser diseñadora gráfica y actriz se complementan?
Se complementan dentro de mí, ya que los dos trabajos requieren de creatividad; todo el tiempo estoy pensando ideas para hacer un video o crear un diseño, así que esa parte del cerebro se mantiene muy activa.

También creo que se complementan porque la actuación es un trabajo de súper exposición y el diseño es todo lo contrario, es solitario y sedentario, sentado en la computadora. Poder hacer las dos cosas me hacen sentir equilibrada.  

¿Cómo equilibras tu trabajo en el estudio de diseño con las giras como actriz o cuando tenés días de grabación?
¡Y hago malabares! En realidad, estamos muy equilibradas con mi socia en las horas de trabajo, somos claras y concisas en nuestra división del trabajo y eso hace que pueda estar tranquila y enfocarme en lo que estoy haciendo.

¿Cómo fue la experiencia de haber sido candidata a “Chica del Verano” en 2016? ¿Creés que se rompen paradigmas o son solo estereotipos de mujeres con curvas?

Estuvo bueno lo que pasó, no sé si se rompieron paradigmas, porque después volvió a ser lo mismo.

Yo no quería participar, pero nos sirvió muchísimo para estar en la prensa y difundir la obra de teatro. Fue una experiencia más, pero no lo tomo como que sirvió para romper paradigmas, entendí la intención de querer incluir mujeres reales, pero creo que se quedó a la mitad.

¿Tenés muchos seguidores en las redes sociales? ¿Los que más te siguen son hombres o mujeres? ¿adolescentes?
Todos tenemos muchos seguidores en las redes. Particularmente a mí me sigue un setenta por ciento de mujeres y el resto son hombres.

Creo que son más mujeres porque Hecatombe tiene mayoría de público femenino además porque publico muchas cosas de Lifestyle, ropa, viajes, etc.

¿Sentís responsabilidad con el mensaje que les das, con respecto a la imagen, a lograr sueños?
Estamos muy conscientes del público que nos sigue, la mayoría adolescentes, así que estamos alineados y cuidamos el mensaje que damos, tanto en los videos como en las redes sociales.

También sabemos que tenemos una vida privada, podemos mostrar una parte de esa vida, pero hay límites.

Contamos tu experiencia como Instagramer, ¿es también una fuente de ingresos?
Si, realmente es un nuevo modelo de negocios que se abrió para mí. Si bien trabajo con marcas, trato de cuidar eso, no me gusta llenar de marcas porque a los seguidores tampoco les gusta y respeto eso.

Es una fuente de ingresos y lo que más hago está relacionado con la moda que me encanta, lo disfruto mucho y es como un juego para mí, elijo cosas que me gustan.

Para vos ¿El liderazgo tiene género?
El liderazgo no tiene género para mí. Las cosas están cambiando poco a poco, y tengo la esperanza que para mejor. Hoy para mí el liderazgo depende de las capacidades de cada persona para afrontar esa posición, y nada tiene que ver con el género.

No quita que las mujeres no estemos luchando por ese lugar, lo estamos haciendo porque todavía aparentemente hace falta trabajar sobre los paradigmas, lamentablemente.   

¡Estoy contenta de pensar que algún día va a ser igual para todos, quizás yo no lo pueda ver, pero quizás mis primitas si!

Comentarios:

Dejá tu Comentario: