Martes 12 , Diciembre de 2017

Mostrarse humano: el secreto para conectarse con los demás según Clara Pazos

(Por Mónica Nahás) Clara Pazos es Diseñadora de Interiores y Productora de Eventos; desde hace 12 años desarrolla el Human Camp, evento creado para generar contenidos inspiradores y expansivos para líderes de organizaciones de jóvenes, salud y educación. Colabora de manera voluntaria con distintas Organizaciones de la Sociedad Civil.

Image description

¿Quién es Clara Pazos más allá del Human Camp?
¡Es una pregunta difícil de responder! Te puedo contar algo de mi historia, tengo una hija, Camila, tiene veintiséis años, fui mamá soltera cuando tenía diecisiete años. Soy emprendedora desde el 2001, primero con una productora de eventos, y después enfocada a eventos con contenido específico y soy diseñadora de Interiores y estoy terminando de cursar Formación para la Vocación Humana en la Fundación Vocación Humana dirigida por Bernardo Nante.

¿Cómo surge Human Camp?
Human Camp es un evento que no surge de un día para el otro, nació en el año 2004 dirigido al sector de capital humano, en ese entonces con perfil corporativo, pero con una intención fuerte en ver que iba a pasar con los jóvenes que iban a ingresar en el mercado laboral. En el 2009 se transforma en el Human Camp que más allá de la marca fue una transformación también en cuanto al formato del evento porque unimos en esa agenda a oradores que no estaban en el mundo empresarial o de capital humano, sino que abrimos la mirada y en esa edición invitamos a una filosofa, a un publicista, también hicimos un panel con jóvenes.

Fue un evento disruptivo porque todavía no estaba instalado el contenido como fuente inspiración y con distintas miradas, eso fue algo que después se empezó a hacer.

Al año siguiente empezamos a invitar líderes espirituales a ser parte de la agenda, algo que seguimos manteniendo, es decir que a partir del 2010 el Human Camp empezó a ser un evento con contenido muy diverso, pero con temáticas muy específicas que definimos cada año, no son charlas independientes, sino que tienen un hilo conductor.

También surge de una necesidad personal de inspiración, y después me di cuenta que era necesidad compartida de inspiración, no con una definición académica, sino como una necesidad de trabajarnos para adentro como un proceso de transformación y que no necesariamente sea confortable ese proceso.

Y eso lo vivo como un emergente social porque fue creciendo por la misma necesidad de la gente de contar con espacio en donde los oradores compartan historias de vida, pero no desde el éxito sino desde el aprendizaje que tienen hasta ese momento, siempre decimos que los oradores no se suben al escenario a la altura de su ego, sino que se suben a la altura de una entrega; esto hace que la mayoría sean charlas de personas mostrándose más allá del rol y esto lo ha transformado en un evento muy auténtico.

¿Cuál es la misión y la proyección de Human Camp?
La misión es sembrar humanidad en distintos ámbitos del quehacer humano, porque no solo trabajamos con líderes sino con personas, de distintos rubros, y en definitiva hoy el liderazgo es individual porque cada uno tiene que liderar su propia vida. Pero más allá del evento madre, hacemos el Human Camp para jóvenes de diecisiete años con el objetivo de inspirarlos en la búsqueda de una vocación más profunda, que la carrera no sea lo que los defina como personas y además estamos trabajando con el sector de la salud.

No tenemos un objetivo concreto de crecimiento porque el crecimiento de Human Camp se va dando de manera orgánica en función de las necesidades y de pedidos. En realidad, no tenemos un objetivo concreto de expansión y de crecimiento, pero si lo vamos haciendo en la medida que se requiere.

También tenemos un montón de proyectos que no nacieron pero que se están gestando

¿Cómo determinan los temas que van a tratarse en Human Camp?
Somos seis socios, que conformamos también el directorio y hay un consejo asesor formado por tres personas que son Christian Plebst, Neuropsiquiatra, Moira Lowe que es guía espiritual y Bernardo Nante, Presidente Fundación Vocación Humana, con ellos nos reunimos cada año para definir el hilo conductor de Human Camp Líderes que es el único que tiene este hilo conductor porque los demás el eje es el mismo evento.

¿Cuál es el eje temático este año y quiénes son los oradores en el evento en Córdoba?
Este año la temática es Ser Número Uno o ser Uno. En Córdoba el evento es el día 22 de noviembre para inscribirse pueden hacerlo aquí

Los oradores serán David Ruda, Fundador y Presidente Honorario de Tarjeta Naranja, Lorena Castaño, Directora de la Cooperativa los Carreros, Tomás Rojas, Gerente de Marketing Danone, Nicolás Pichon-Rivière Socio de Pegasus, Mariana Ibero, Directora Capital Humano de Farmacity, Federico Seineldin, Cofundador de Njambre y la conducción estará a cargo del María Eugenia Estenssoro Periodista y Emprendedora Social.

¿Creés que las personas somos incoherentes entre nuestro ser y lo que mostramos?
Creo que hoy es uno de los grandes temas que está transitando la humanidad, el no poder integrarnos como seres con la complejidad de lo que eso significa, nuestra psiquis, nuestro cuerpo, nuestro espíritu, estamos muy pendientes de los roles, no solo los laborales, sino de todos los roles que desarrollamos en nuestra vida; no nos damos cuenta de lo identificados que estamos con esos roles hasta que tenemos una pérdida, del trabajo, una separación o cualquier situación que nos enfrente a ver de qué manera ese rol nos limita; eso no significa que no podamos trabajarnos sin necesidad de que nos pase algo concreto y hay muchas personas que están haciendo un recorrido profundo en sus vidas para poder ser felices.
Tenemos un índice de inconvenientes enormes para entender que no hacemos lo que somos, nos identificamos tanto con los debemos ser, del quedar bien que no nos mostramos.

El estar buscando el éxito en lo material o la aprobación de los demás hace que no podamos integrarnos como seres humanos y que podamos construir desde un lugar más auténtico, da miedo mostrarse porque nos da miedo exponernos.

Human Camp se realiza en Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Montevideo ¿Cuáles son las repercusiones que tiene en cada lugar que lo hacen?
Al largo de todas las ediciones nos comparten un montón de historias, como momentos de despertar, algo que despierta un proceso de transformación en las personas. Medimos la experiencia a través de una encuesta y más allá de que a algunos les guste más una charla que otra por lo general la devolución es que han vivido un evento donde sienten la posibilidad de la transformación y que no están solos que todos estamos de alguna manera transitándola.

¿Creés que hay diferencias entre las empresas de Buenos Aires y del interior en el área de Recursos Humanos?
No creo que haya una diferencia tan marcada en cuanto en las necesidades que tenemos de validar a nuestro equipo de trabajo sabiendo que gracias a ello lo demás funciona, validar a la persona, al ser humano que acompañe a la estrategia de la compañía, pero humanizando a las organizaciones; cuanto más grande son las empresas más difíciles son las transformaciones.
Quizás en Buenos Aires hay más empresas enormes que se gestaron en un paradigma viejo y algunas que están empezando un proceso de transformación real y profundo, otras es más un cambio para fuera, para lo que hay que mostrar y en el interior hay más apatía porque son empresas más chicas, pero tiene más flexibilidad para adaptarse ese cambio de conciencia.

Comentarios:

Dejá tu Comentario: